miércoles, 28 de junio de 2017

Reseña de If I fix you de Abigail Johnson


¡Buenos días a todas! Esperamos que paséis un buen miércoles. Os dejamos la reseña de If I fix de Abigail Johnson, de la editorial Ediciones Kiwi. 

¿Lo habéis leído? ¿Os llama la atención? Ya nos diréis.



Formato: Versión Kindle
Tamaño del archivo: 1791 KB
Longitud de impresión: 281
Uso simultáneo de dispositivos: Sin límite
Editor: Ediciones Kiwi (2 de mayo de 2017)
Vendido por: Amazon Media EU S.à r.l.
Idioma: Español
ASIN: B0711C6DFR

EUR 4,74

Sinopsis:

Después de un día de trabajo en el taller de coches de su padre, Jill, una chica de dieciséis años de Arizona, regresa a casa para encontrarse con su mejor amigo (y amor desde la infancia) Sean. Sin embargo, cuando abre la puerta, su mundo se derrumba por completo. 
En ese preciso instante, pierde a su madre y a su mejor amigo… A la mañana siguiente, la madre de Jill ya ha desaparecido y se ha despedido de ella y de su padre con una nota. A la protagonista le espera un verano lleno de incertidumbre, decepciones y descubrimientos, y pasará de ser “la chica que siempre arregla los problemas de los demás” a la chica que tiene que arreglar sus propios problemas. Jill y su padre intentan salir adelante, ella se esfuerza en retomar su relación con Sean, y parece que poco a poco las aguas se van calmando… Pero en realidad Jill está devastada. 
La llegada de un nuevo vecino, Daniel, un chico de veintiún años muy atractivo, supone un soplo de aire fresco para Jill, que volverá a dejar sus problemas a un lado para intentar solucionar los de su nuevo amigo, que vive una complicada historia familiar. Sin embargo, pronto comprenderá que no puede arreglar la vida de nadie si no se ocupa primer de la suya.






Opinión personal:




Aquí os traigo una contemporánea, uff, echo bastante de menos las novelas paranormales, estoy por empezar a buscar publicaciones del 2009 para adelante para poder leer algunas, pero bueno, os tendré que hablar de esta para empezar:

La historia empieza contándonos un poco sobre Jill, su amor por los coches inculcado sin duda por haber estado trabajando con su padre en el taller, cosa que sigue haciendo y también sobre su amor platónico de toda la vida, Sean.

Lo que sigue a partir de ahí es bastante impactante ya que es el hecho principal que conmocionada a Jill a lo largo de la novela en un intento por superarlo y ser feliz, esto afecta a la marcha de su madre abandonándola a ella y a su padre y a su relación con Sean. También tenemos a la amiga de Jill, Claire, que es un poco amiga de los dos, Claire me gustó por su obsesión del ejercicio, el tipo de comidas, ella había estado gorda y desde su diagnóstico de Diabetes tipo II la convirtió en una historia de superación por su vida sana y nueva tarea de ejercicios, Claire tiene una gran voluntad y por supuesto hay cosas que no pudo compartir con su mejor amiga a pesar de que tiene una cariñosa familia como Sean.

Sea como sea, Claire siempre ha estado ahí para Jill y me gusta su forma racional y a la vez entusiasta de hacer las cosas, se ha convertido en mi personaje favorito a lo largo del libro.

Ahora pasamos al padre de Jill, que cualquiera diría que es el padre perfecto, afectuoso, adorador de su hija pero que tiene fuertes peleas con su mujer, bueno a lo largo del libro ví que él también pasó por sus propias aristas emocionales pero, ¿la madre querer hacerlo quedar como el malo de la película? Pues no, no me enfadé nada con él, de acuerdo, admito que él no fue perfecto en el pasado y él mismo dijo que tenía que haber intentado haber sido un buen marido cuándo más importante era que eso sucediera pero yo creo que el hombre hizo más de lo que ningún otro hubiera hecho teniendo en cuenta las circunstancias, cualquier otro hubiera hecho la maleta y le hubiera dicho “ala, guapa. Apañate tu sola” pero no, se quedó y poco a poco construyó una mejor relación con la Jill pequeña hasta que se hicieron inseparables siendo adultos. Superó su dolor y lo cambió por un amor incondicional a su hija, así que lo siento, pero él no es el malo.

Pasamos a hablar de Sean, el amor de la infancia de Jill, intenté convencerme de él todo lo que duró el libro pero no pude, sencillamente a pesar de la buena narración de la autora sentí que no había la misma conexión que Daniel tiene con Jill y que lo que sucede entre Sean y Jill es simplemente como cumplir un sueño de infancia. No me gustó ni le cogí cariño, me parecieron escenas demasiado forzadas en este punto.

Daniel me gustó no solo porque a pesar de acabar de llegar, pensé en él como un personaje mucho más profundo que Sean, cuidando de su madre e intentando superar sus propios problemas, la relación entre él y Jill es mucho más fluida y natural a pesar de la diferencia de edad (ya ves tú que diferencia, solo cinco años) me pareció algo tonto la obsesión por la edad, Jill tenía dieciséis y en nada haría diecisiete y él tenía veintiuno, ¿Y qué? Mi madre tenía quince años y mi padre diecinueve cuándo empezaron a salir. La verdad es que rayarse por una diferencia tan pequeña me pareció una chorrada sobretodo porque ambos eran muy maduros por las experiencias por las que habían pasado y se compenetraban emocionalmente de una forma mucha más intensa de la que tendrá nunca con Sean.

Ahora pasamos a hablar de la madre, a pesar de explicar el por qué de sus razones, las cosas que hizo, las cosas por las que pasó, no digo que no fuera difícil si no que ella siempre pensó en sí misma, incluso cuando se trataba de su hija. Había un millón de formas de lidiar con lo que vivía, había un millón de maneras de arreglar su matrimonio pero todo se centró en lo que ella quería o necesitaba. A mi idea, más que una mujer desgraciada, simplemente era una mujer mala y egoísta. No pude sentir pena por ella en ningún momento, la única por la que he sentido pena de pasar por todo eso era Jill.

Jill es una chica fuerte y tiene que lidiar con algo con lo que ni siquiera un adulto sabría manejarse bien, ¿hace cosas equivocadas? Sí, pero tiene dieciséis años, me gusta su manera de ser, decidió superar más o menos como pudo lo que su madre había hecho y lo que seguía haciéndole. Por eso sigo pensando que Jill escogió mal, se dejó llevar por el sueño de su infancia en lugar de trabajar por el amor verdadero y eso fue algo que me molestó mucho al concluir el libro.

En fin, ¿qué mas puedo decir? Los personajes están bien elaborados, son profundos y puedes entender perfectamente que sienten en cada momento. La lectura es rápida y fácil, así que yo lo recomiendo para pasar una tarde entretenida y hasta aquí es lo que tengo que decir.

Redacción: 9

Personajes: 7

Originalidad: 8

Trama: 6  




No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...