lunes, 11 de mayo de 2015

Reseña de Dime que es real de T.J. Klune



Comenzamos la semana con una reseña de parte de Nykane, esperamos que os guste.



Formato: Versión Kindle
Tamaño del archivo: 1061 KB
Longitud de impresión: 396
Uso simultáneo de dispositivos: Sin límite
Editor: Dreamspinner Press (30 de junio de 2014)
Vendido por: Amazon Media EU S.à r.l.
Idioma: Español
ASIN: B00LFX3DY6

EUR 6,20

Sinopsis:

¿Crees en el amor a primera vista? 

Paul Auster no. Él no cree casi en nada. Tiene treinta años, un ligero sobrepeso y su mejor rasgo es su humor cruel y los coloridos comentarios que escupe mientras la vida sigue su curso. Sus mejores amigos son un perro de dos patas de nombre Ruedas, y una Drag Queen casi bipolar que se llama Helena Handbasket. Tiene un trabajo sin perspectivas en un cubículo chupa almas y está seguro de que si el loro homofóbico de su abuela lo insulta otra vez, le retorcerá el estúpido pescuezo. 

Y aparece Vince Taylor. 

Vince es todo lo que Paul no es: sexy, confiado y más tonto que las piedras. Y por algún motivo no deja de perseguirlo. Debe estar gastándole una broma, porque no es posible que alguien como él quiera a alguien como Paul. 

Pero cuando golpea a Vince con su coche —de una forma totalmente involuntaria—, se ve forzado a mirarlo con otros ojos. Lo único que no permite que crea en Vince es él mismo; y ese es un obstáculo que no parece poder superar. Pero cuando la tragedia se cierne sobre la familia de Vince, Paul debe sobreponerse a las opiniones que tiene sobre sí mismo para estar al lado del hombre que piensa que es perfecto tal y como es.









MI OPINIÓN:



Para empezar esta reseña tengo que declarar mi eterna "Fansclavitud" a T.J. Klune. Es uno de los pocos autores a los que leo una y otra vez, las misma novelas, porque infelizmente hay poquísimas obras suyas en castellano. Pero he tenido la felicidad de poder leer dos de sus genialidades. Lo que este hombre hace con un libro es cautivante, obsesionante (esta palabra existe?), enloquecedor. 

Las tres veces que leí su anterior libro, del cual aún tengo que hacer una reseña (no es que sea eso una disculpa para leerlo una 4ta vez... bueno... puede que si), me ha tenido fijada al libro hasta terminarlo, porque seamos sinceros, dormir está sobrevalorado.

Con Dime que es real, no ha sido diferente. Cuando un libro te atrapa de esta manera, te maneja a su antojo. Porque cuando solo leer el nombre del primer capítulo ya supe que iba ser especial.

Paul es único. Es una mezcla de hombre de mediana edad común y corriente con una mariposa rosa atrapada en un cuerpo regordete. Su mente funciona a otro nivel, mucha gente lo llamaría locura, pero dentro de él su timidez pelea a muerte con su diva gay. Su aspecto físico lo lleva a no tener ningún tipo de confianza en su atractivo, por más que sus amigos Sandy y Helena intenten hacerle ver que es una persona increíble, pera la gente superficial han estropeado su visión de sí mismo. 

Vince es un pulso de energía. Con una belleza notable, cuerpo esculpido y un atractivo imparable para los hombres. Es el hombre que todos quieren tocar y quieren tener, pero infelizmente no es el hombre que todos quieren conservar y con el que quieran hablar. Vince siempre es tomado solo por una cara bonita, o por un ser hermoso, como un muñeco sin contenido. Él tiene una extraña conciencia de que no es lo suficientemente listo para merecer a nadie. 

Así que acabamos con dos hombres con la autoestima dañada de una manera o otra. Que se enamoran de manera absolutamente extraña y rápida, acaban en un relación donde ninguno de los dos se cree que sea verdad que el otro pueda estar interesado en él. Básicamente son dos personas que no se quieren a sí mismas pero desean que alguien les quiera, lo que los transforma en una pareja perfectamente imperfecta. 

Quiero dejar claro que el último párrafo en ningún momento disminuyo o desestimo a los personajes. Solo intento que entendáis como son ellos. Desde el primer momento estuve enamorada de ellos, frustrada con ellos, con Paul más (Lo siento, muñequita). Lloré con ellos, aunque las lágrimas en este libro son más bien pocas, y la risa está asegurada. 

Los personajes secundarios son según a mi ver, la espina dorsal de esta increíble novela, sin ellos no sería lo mismo. Los padres de Paul son la base de la refrescante personalidad de su hijo, son un ejemplo de como deberían ser unos padres. Respetan a su hijo y son respetados en cambio, su abuela es la hostia... es la única manera de describir esa increíble señora. Y luego están Sandy y Helena que casualmente viven en el mismo cuerpo pero son dos personas diferentes, eso es algo que hay que dejar claro. Son los mejores amigos de Paul, o puedo decir que Sandy es el mejor amigo de Paul y Helena su perra madrina...,  eh... esto digo... su hada madrina.

En brutal contraste, los padres de Vince son todo lo contrario. Realmente se lee bien poco de ellos, pero como con Paul son también base. La identidad de los padres de Vince es una sorpresa inesperada.

Para concluir, no me extenderé porque esta novela está tan llena de sorpresas que hay que leerlas, hay que sentirlas, vivirlas. Te hace creer, que para mí es lo importante.

Y su calificación es OMG: Obra Maestra Grandísima o OHMYGOD que bueno está este libro.







2 comentarios:

  1. Totalmente de acuerdo, me encantó este libro y me encanta T.J. Klune

    ResponderEliminar
  2. Se sabe algo del segundo libro de Otter y bear? Por lo q tengo entendido no está aún traducido..

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...