lunes, 25 de noviembre de 2013

Presentación de las novelas de Lorraine Cocó


Con mucha ilusión escribo esta entrada, pues conozco a Lorraine Cocó y os puedo asegurar que además de ser una gran escritora de romántica contemporánea, es amable, cercana y muy buena persona. No hace mucho que la conozco pero cuando contacto con ella a través del facebook siempre consigue hacerme reír y me anima con sus palabras, es un verdadero descubrimiento y espero seguir en contacto con ella, pues es una autora que admiro y que espero le deis una oportunidad con sus novelas.



Es autora de ficción romántica desde hace más de quince años. Nacida en 1976 en Cartagena, Murcia. Ha repartido su vida entre su ciudad natal, Madrid, y un breve periodo en Angola. En la actualidad se dedica a su familia y la escritura a tiempo completo. Apasionada de la literatura romántica en todos sus subgéneros, abarca con sus novelas varios de ellos; desde la novela contemporánea, a la paranormal, o distópica. Lectora inagotable desde niña, pronto decidió dejar salir a los personajes que habitaban en su fértil imaginación. Sueña con seguir haciendo lo que hace, y viajar por todo el mundo recogiendo personajes que llevarse en el bolsillo.


"Son las ocho de la mañana de un domingo. Pero mis canijos, como cada día, hace más de una hora, decidieron que ya era hora de levantarse, así que aquí estoy delante del ordenador, a horas no recomendables para un domingo, y dando vueltas a mi pequeña cabecita. Y se me ha ocurrido, que esté, es un buen día para contar cómo empezó todo.
Como todos/as los apasionados de la literatura romántica, puedo identificar claramente el momento en el que comenzó esta maravillosa historia de amor, entre la novela romántica y yo. Siempre fui una romántica empedernida; demasiado soñadora, demasiado sensible, está en las nubes... Eran frases que escuchaba con frecuencia de boca de mis padres, y tenían razón. Yo ansiaba más.
Me pasaba las horas mirando por la ventana e imaginando historias, en las que me sumergía, hasta el punto de parecer respirar en ellas. Me recuerdo con cinco, y seis años, escribiendo poesía. Eran poesías sencillas, tiernas y dulces, que atesoraba en mis cuadernos, y que fui llenando hasta los dieciséis años. Entonces decidí dejar de escribir poesía por un motivo muy tonto. Me daba vergüenza.

........." 

Pequeño extracto de su carta que podéis leer en su blog, pinchad AQUÍ



¿Conocéis sus novelas?

Por el momento podéis comprar 3 en Amazon a muy buen precio, tanto en ebook como en papel, con tan sólo un click.

Desde el blog hicimos  una entrada especial de sus novelas, podéis ir a esta entrada desde este link AQUÍ

¿Y qué  nos podemos encontrar en sus novelas?

Historias llenas de pasión, de ternura, con una trama intensa y apasionante, llena de sentimientos, actual, y ante todo románticas.

Pero lo mejor es que os muestre lo que nos dice la autora acerca de su saga.....


PRESENTACIÓN ONLINE LORRAINE COCÓ



Hola a todas, 

Tengo que decir en primer lugar, que mi sorpresa fue mayúscula al recibir de manos de Sheyla la invitación para hacer esta presentación. Me sentí tremendamente honrada, y alucinada, para que lo vamos a negar. 

Hace apenas  tres semanas colgué en Amazon, las tres primeras novelas de la serie “Amor en cadena” que os vengo a presentar hoy. Y en estas tres semanas, me he visto sumergida en una vorágine de sensaciones. 

Mi vida se ha convertido en una montaña rusa, que no hace más que ascender y ascender. El éxito de la serie ha sido fulminante y totalmente inesperado para mí; recibo mensajes, correos, y opiniones de multitud de personas de todo el mundo diciéndome cosas como que mis novelas les encantan, o que les han hecho estar toda la noche despiertos, sin poder dejar la lectura hasta finalizarla… 

Mi amor por la literatura romántica, comenzó así. Enganchándome a las novelitas de Harlequín, que devoraba una tras otras, y a penas dormía. Saber que con mis libros, estoy haciendo que otras personas vivan esa sensación, es sencillamente maravilloso. Y como homenaje a aquellas novelitas de Harlequín nació esta serie de Amor en cadena. 

Se trata de una serie de libros, que aunque encadenados por los personajes, en ellas se viven historias diferentes, e independientes las unas de las otras. (Eso sí, si te llaman la atención, recomiendo empezar por la primera, pues la siguiente te puede hacer spoiler de la anterior.) 

Fue algo que sucedió sin buscarlo; escribí la primera, me enamoraron personajes secundarios de está que pensé merecían una oportunidad de vivir su propia historia, y así me paso con la tercera, la cuarta… En la actualidad hay publicadas tres: Perdición Tejana, Ríndete mi amor, y Unidos por un ángel. Aunque mantienen el mismo aire harlequinesco, cada una te transporta a un lugar y unas sensaciones diferentes. ¿Te apetece pasearte por un rancho en Tejas? ¿Vivir una historia de amor entre Nueva York y las maravillosas islas Hawai? ¿O perderte en una historia tierna, en la que un precioso bebé consigue cambiar el rumbo de los protagonistas para siempre?

Para escribirlas, me inspiré en actores que veía perfectos para los papeles de cada uno, pero si me lo permitís, me voy a guardar quiénes son, pues cada cuál tiene derecho a imaginarlos a su manera.  Puede que los que yo pensé os encanten, u os chafen las historias, que merecen una oportunidad. 


Un beso a todas, y espero que os gusten.




PEQUEÑOS EXTRACTOS DE SUS NOVELAS:


Perdición Tejana   


“…Andy le relataba las últimas novedades en su trabajo, cuando la puerta se abrió de repente, y Tucker irrumpió violentamente. 
  —¿Qué te crees que estás haciendo?— le escupió las palabras como si fueran dagas. 
 Natalie que se había quedado paralizada por la sorpresa, escuchó a su amiga que le preguntaba qué pasaba, a través del auricular.
  —Tengo que dejarte cielo— le dijo a su amiga mientras escuchaba sus protestas de fondo.
 —Dime, ¿qué crees que estás haciendo?— Le preguntó apoyando las manos en el escritorio y fulminándola con la mirada. 
     —Tenía una conversación privada por teléfono, que tú has interrumpido irrumpiendo como un energúmeno— Lo acusó.
     —¡No me importa!  Lo que de verdad me interesa saber, es ¿por qué en lugar de hacer que hable mi sobrino, lo ha convertido en sordomudo? ¡Ahora todos hablan con él por señas!
     —¡Dios! ¡Sabía que esto sucedería!— le dijo Natalie saliendo de su escritorio y dirigiéndose a la puerta.
     Él la interceptó a mitad de camino agarrándola por el brazo y consiguiendo que se detuviese. 
La giró hacía él haciendo que sus rostros quedasen a unos centímetros de distancia. 
  —¡No! No te irás sin darme una explicación.
  —Yo no tengo que darle explicaciones a nadie, y menos a un bárbaro. 
     —Un bárbaro, ¿eh?— le dijo apretándola contra él— pues ya que me consideras un bárbaro, no te extrañará que haga esto…
     Un segundo después Tucker poseía devastadoramente la boca de Natalie. Había deseado hacer aquello desde que entró en el despacho, fue hasta allí para interrogarla por el fundamento de su terapia. No conseguía entender qué estaba haciendo con su sobrino. El hecho lo había enfurecido, pero fue al tocarla, sentir su tacto, su olor tan dulce y próximo…no pudo resistirlo, dejó de pensar y quiso besarla.”



Ríndete mi amor


“Después de colocarse el equipo, ambos se sumergieron en el agua. Para Andy aquello fue como un sueño; era algo precioso. En ocasiones se había maravillado viendo reportajes de submarinismo en televisión, pero estar allí, rodeada de peces loro, corales, algas, erizos de mar y hasta aquellos maravillosos peces ballesta picasso. Los que huyeron de ella en la playa cuando Daniel los espantó. Estuvieron buceando a ratos para que ella no se agotara y al cabo de hora y media, cuando estaban a punto de subir a la lancha a recoger, algo le rozó la pierna en la única zona de su cuerpo que tenía a la vista, la pantorrilla. La descarga eléctrica que le propinó la obligó a dar un grito. 
     —¿Qué te ocurre?— le preguntó él que ya había subido hasta la barca. Estiró los brazos y la elevó para subirla con suma facilidad. 
     —¡Oh, Dios! Duele horrores. ¡Esa maldita medusa me ha abrasado la pierna!— el dolor que la atravesaba era el más intenso que hubiese sentido jamás. Como si la hubiesen quemado con un hierro para marcar reses. Sentía como se le deshacía la piel, y prefería que se le cayera a jirones a seguir sintiendo aquel horror. 
 
   —Déjame ver… Es la picadura de una carabela portuguesa. Es normal que estés así. Su picadura es una de las más dolorosas.
     —¿Y qué puedo hacer? No he traído nada para las picaduras de medusa. Mi botiquín está  lleno de repelente de mosquitos, lociones protectoras para el sol, un spray humificador, gasas y desinfectantes para heridas, pero nada para estos diabólicos bichos— se quejó con una voz estridentemente aguda, que revelaba el calvario por el que estaba pasando.
     Daniel sabía que era verdad, le había sorprendido y hecho gracia en la misma medida, que ella fuese a todas partes con aquel completo botiquín. Estaba muy graciosa cuando sacaba a relucir su faceta perfeccionista y previsora, que la asemejaba a una remilgada institutriz. Pero aquel no era momento para divagar sobre sus costumbres. Ciertamente era un problema que no dispusiesen de aquella loción. Sólo se le ocurría un remedio, pero no sabía si a ella le iba a gustar. 
     —Muy bien, lo primero es quitarte el traje— le dijo resolutivo.
     Ella seguía quejándose con cada movimiento.
     —¿Y ahora?— preguntó impaciente.
     —Ahora tienes que orinarte encima, e intentar que la mayor cantidad de orina caiga en la herida. También puedes orinar en este bote y aplicamos la orina con gasas.
     —¿Estás bromeando? ¿Me tomas el pelo?— le dijo ella atónita sin terminar de creer lo que acaba de salir de su boca. 
     —Es la única opción que tenemos Andy. Los nativos la usan constantemente cuando sufren las picaduras de las carabelas. Hay que reblandecer la zona y la orina alivia el dolor inmediatamente. E imagino que para ti será mucho menos incómodo que seas tú la que orine en la zona afectada, ¿Pero si quieres que te ayude también con eso?...
     —¡Oh, Dios! Ni se te ocurra repetir esa horrible idea otra vez. ¡Lo haré yo sola! Pero no puedo contigo aquí delante. Tendrás que desaparecer. 
     —¿Quieres que baje al agua con esa horrible carabela paseando por ahí?— le dijo él fingidamente atemorizado…”




Unidos por un ángel



“Julia sintió un movimiento en el agua a su espalda mientras buceaba. Se giró con rapidez, justo a tiempo de chocar contra alguien que había tras ella. La sorpresa hizo que tragase agua. Estaba sorprendida y asustada. ¿Quién sería la persona que se había metido en la piscina aquellas horas? Rose le había dicho que nadie entraba allí. ¿Se habría colado alguien en la casa?  El pánico y el instinto de supervivencia la hicieron salir  a la superficie y comenzar a nadar a toda velocidad para salir de la piscina. Pero antes de que consiguiese llegar al borde, alguien la agarró de una pierna, tirando de ella hacia atrás. Julia comenzó a luchar intentando librarse de su captor, pero cuanto más se movía  más se hundía. Sus gritos quedaron ahogados en el agua y el pánico se acrecentó.
—¡Julia! ¡Julia! No huyas, ¡soy yo!— escuchó ella entre golpeteos contra el agua.
Se quedó quieta de repente. Momento que aprovechó Alan para agarrarla por la cintura y sacarla un poco más a la superficie. 
—¿Estas bien?— le preguntó Alan preocupado cuando la tuvo frente a él. La agarró del rostro y comenzó a apartarle el pelo mojado de la cara para cerciorarse de que así era.
—¡Me has dado un susto de muerte! ¿Qué demonios haces aquí?— le preguntó ella con una mezcla de sorpresa y furia, mientras lo golpeaba en el pecho con los puños cerrados.
—¡Ey!— dijo él agarrándole las muñecas para detenerla mientras se reía —¿No se supone que debía ser yo el que hiciese esa pregunta?— le preguntó  a unos centímetros de ella.
Julia se dio cuenta de que tenía razón. Estaba en su piscina, su piscina privada, y sin su permiso. ¡Pero no se suponía que regresaría al día siguiente!
—Yo...— comenzó ella dubitativa —. Sólo estaba nadando, y como tú no volvías  hasta mañana...
—Ya veo, como yo no volvía hasta mañana, decidiste colarte en mis dominios privados— le dijo con la misma mirada penetrante. Aún la mantenía sujeta y se estaba deleitando con el momento.
—¡Yo no me he colado!
—¡Ya! ¿Y se puede saber qué otras cosas has estado haciendo en mi territorio? ¿Has encontrado suficiente donde husmear?
Alan vio como las mejillas de Julia se teñían de rojo escarlata…” 




Desde el Blog le deseamos muchísima suerte a la autora, y le agradecemos la oportunidad de poder subir su Presentación.

Muchos besos


Sheyla



2 comentarios:

  1. Está super bien, ojala te lean más personas, yo sigo enamorada con cada personaje de Lorena. :)

    ResponderEliminar
  2. Me ha gustado conocer mejor a Lorena y sus obras. Enhorabuena!

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...